viernes, 28 de diciembre de 2007

CANDIDATURAS OLÍMPICAS ESPAÑOLAS (VI) BARCELONA 1992
















BARCELONA 1992

El recuerdo que tenemos todos de aquellos juegos es positivo,aunque sólo fuera por ser la primera vez que se consiguió o por el éxito organizativo y sobre todo deportivo español.
Personalmente además se trata de la primera candidatura olímpica española que pude seguir (y apoyar) en su totalidad y de los primeros (y últimos,por ahora) Juegos Olímpicos a los que acudí cómo espectador.
Sin embargo un somero repaso a la hemeroteca o la relectura de alguno de los libros que recuerda aquella aventura (el más recomendable: "La realidad de un sueño" de Jordi Mercader,publicado por Grijalbo en 1987) dejará la sensación en el lector de que fue un autentico milagro que aquellos JJOO de verano de la XXV Olimpiada se disputaran en la ciudad de Barcelona y fueran un éxito...

La cantidad de problemas de toda índole:enfrentamientos políticos entre Ayuntamiento,Generalitat y Gobierno Central,problemas económicos,terrorismo,celos de otras ciudades y regiones de España,competencia durísima y no siempre limpia de las otras rivales,brotes independentistas,etc...estuvieron a punto de hacer naufragar la nave en varias ocasiones antes de ser elegidos en Lausana aquel histórico 17 de octubre de 1986 y hasta el 25 de julio de 1992 en que se inauguraron los Juegos más de uno deseó (incluido el propio presidente del COI) en alguna ocasión que Samaranch hubiera dicho "París" en lugar de "Barçalona",pero lo cierto es que dijo "Barçalona" y se superaron todos los problemas y los dos billones de pesetas gastados en transformar la Ciudad Condal (y que según algunos expertos acabaremos de pagar en 2009) valieron la pena.

El sueño olímpico de la burguesía catalana venia de lejos,cómo hemos visto,y hacia 1980 se dieron una serie de circunstancias que llevaron a pensar a dos personajes que era hora de intentarlo otra vez.Las circunstancias eran que España se había democratizado y su imagen internacional estaba mejorando,en 1992 se conmemorarían los 500 años del Descubrimiento de América y,sobre todo,que el barcelonés Juan Antonio Samaranch (embajador español en la URSS,quién ya había estado tras la frustrada candidatura barcelonesa de 1972) se había convertido en presidente del COI.Los dos personajes que tuvieron la ocurrencia:el propio Samaranch (gran artífice de los Juegos,se le quiera reconocer o no) y el alcalde socialista de Barcelona, Narcís Serra.

Los primeros problemas no tardaron en llegar:el presidente del gobierno español Leopoldo Calvo-Sotelo era poco partidario de una candidatura olímpica ,y en caso de lanzarla,repetía la tontería de la candidatura conjunta Madrid-Barcelona que tantos problemas había conllevado en 1965-66,tampoco algunos asesores del Rey eran muy partidarios y en el COE la noticia fue recibida con frialdad.
Por si fuera poco los ayuntamientos de Jaca y Granada lanzaron la idea de candidaturas a los JJOO de invierno y el candidato de Alianza Popular al ayuntamiento de Madrid Jorge Verstrynge, reclamaba los Juegos para la capital...

Únicamente la clara victoria socialista en las elecciones de 1982 despejó los horizontes y Felipe González proclamó su apoyo a Barcelona 92.En 1983 el COE rechazó las poco realistas candidaturas de Jaca y Granada (con declaraciones explosivas del presidente de la Junta de Andalucía Rafael Escuredo contra el COE y el gobierno incluidas) y Madrid abandonó sus aspiraciones, aunque desde la Comunidad se reclamaban algunos deportes cómo el piragüismo en caso de victoria barcelonesa.
La candidatura tomaba forma en 1984 con la presentación del proyecto y el inicio de las obras en el Anillo de Montjüic,el estadio sería objeto de grandes polémicas ya que al mantener la fachada antigua redujo su capacidad hasta unos 56.000 espectadores (65.000 durante los JJOO con gradas temporales) y disparó los costes,además presentaría problemas por el exceso de viento y defectos de construcción.Parece ser que Samaranch no era muy partidario de reconstruir el viejo estadio del 29 ,pero no se le hizo ningún caso,cómo tampoco se le haría con la Villa Olímpica,que él proponía ubicar en el Prat (recuperando el proyecto del 65-66) , ni a Carlos Ferrer Salat (el otro miembro español del COI) que proponía ubicarla en el Vallès...acabaría en el Poble Nou en una operación urbanística y económica impresionante.

El 17 de octubre de 1986 Barcelona se imponía en Lausana a París por 47 a 23,quedando por detrás Brisbane,Birmingham,Belgrado y Amsterdam.La euforia fue total,quedaban casi olvidados (excepto para los familiares de las víctimas) los momentos de angustia pasados días antes cuando un atentado de ETA en la Plaza de España ponía la seguridad sobre la mesa y daba alas a los enemigos de nuestra candidatura(exactamente igual pasaría 19 años más tarde con la candidatura de Madrid 2012 y la pregunta capciosa de Alberto de Mónaco).

El mérito de la victoria era de Juan Antonio Samaranch casi en exclusiva,pues los políticos no hicieron sino estorbar e intentar sacar réditos electorales de la candidatura y de la victoria.
Los 6 años siguientes fueron un carrusel de incidentes,retrasos y accidentes laborales en las obras,atentados o intentos de atentados de ETA,los Grapo o Terra Lliure,enfrentamientos políticos,problemas y cambios en las sedes,"shows" independentistas cómo la pitada a los Reyes en la inauguración del Estadio en 1989 y declaraciones pesimistas sin fin...

Pero al final el miedo colectivo al ridículo fue tan grande que todo el mundo se centró y de forma casi milagrosa las obras estuvieron acabadas para aquel Día del Apóstol Santiago de 1992 y todo se desarrolló más o menos bien,es cierto que el transporte de atletas y periodistas fue un caos en los primeros días ya que los conductores de autobús eran de otras zonas y se perdían,pero poco a poco se arregló.El temor a pitadas catalanistas se disipó por algún acuerdo más o menos secreto entre partidos catalanes con "arbitraje" de la Casa Real y sobre todo por el gran papel de los deportistas españoles (22 medallas,13 de oro),la imagen del Camp Nou repleto de banderas españolas en la final de fútbol irritó mucho a algunos políticos y no es casual que poco después se "reactivaran" las selecciones catalanas...

Las sedes fueron una maravilla y no podía ser de otra manera por la cantidad de dinero que se invirtió en ellas,a veces de manera casi irresponsable,así,por ejemplo,una de las dudas que se mantenían en los libros de candidatura presentados ante el COI era la ubicación del remo y el piragüismo,se hablaba de utilizar el lago de Banyoles o de construir un canal artificial en el Llobregat, también se hablaba de construir un canal para piragüismo en aguas bravas (modalidad ausente desde Munich 72 ) en La Seo de Urgell.
Grupos ecologistas estaban en contra de usar Banyoles y el presupuesto del canal artificial se disparaba,aunque finalmente parecía imponerse...desde la pequeña ciudad gerundense (envuelta en otras polémicas a causa de su museo de historia natural en el que se exponía un negro disecado) se puso el grito en el cielo y finalmente se optó por una solución salomónica y carísima: tres sedes para remo y piragüismo (piragüismo en aguas tranquilas en Castelldefels, piragüismo en aguas bravas en la Seo de Urgell y remo en Banyoles...),curiosamente (España es el único país que tropieza dos veces con la misma piedra) veo que en la candidatura de Madrid 2016 (aunque sea salirnos del tema) también presentan tres sedes para remo y piragüismo tras quejarse Aranjuez de que era "desposeída" del remo...
El Anillo de Montjüic también quedó impresionante con el Estadio de 1929 remozado,las piscinas Picornell (de 1970) restauradas,el nuevo Palau Sant Jordi de Isozaki y el INEF de Bofill.
Así mismo destacables los nuevos palacios de los deportes de Badalona (sede del baloncesto) y Granollers (sede del balonmano). Todas las instalaciones destacaron por su belleza y modernidad,aunque se criticó la poca capacidad del Estadio Olímpico y de algún pabellón como el de la Vall d´Hebrón (que con una capacidad de tan sólo 2.500 espectadores acogió parte del torneo de voleibol...).

No es momento de recordar con detalle el desarrollo de los JJOO pues el objeto de estos artículos es recordar las candidaturas ,los proyectos,los sueños cumplidos o los rotos.Precisamente el éxito de Barcelona 92 y la transformación de la ciudad dio alas a nuevos sueños más o menos realistas en los años sucesivos:Jaca,Sevilla,Granada,Madrid,Valencia,incluso Málaga ,Zaragoza o Bilbao...


miércoles, 5 de diciembre de 2007

CANDIDATURAS OLÍMPICAS ESPAÑOLAS (V) MADRID 1972







MADRID 1972
Sabemos que la idea de una candidatura española a los JJOO de 1972 fue de Avery Brundage, presidente del COI, nada más y nada menos...
Brundage era un hombre de ideas ultra conservadoras, gran enamorado de España y admirador del régimen franquista. En octubre de 1965 la asamblea del COI tuvo lugar en Madrid y allí Brundage indicó a Elola-Osaso y otros jerarcas del COE que una candidatura española sería bien recibida y podía ganar. Los plazos eran cortos, pues la inscripción de candidatas terminaba el 1 de enero de 1966 y la primera ciudad en reaccionar favorablemente fue Barcelona, la opción más lógica, pues ya había sido candidata en 1924, 1936 y 1940, tenía más instalaciones (un estadio olímpico, una piscina, un nuevo palacio de deportes, etc.) y había acogido con gran éxito los II Juegos Mediterráneos en 1955...de hecho el máximo responsable del éxito de 1955 era Juan Antonio Samaranch (hombre de la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes en Cataluña) quien, junto a otros dirigentes deportivos catalanes, como Pablo Negre, Alberto Assalit, Francisco Platón o Fernando Riba, tenían esbozada una candidatura olímpica barcelonesa para los JJOO que presentaron ante el COE inmediatamente junto a una carta del alcalde Porcioles.
Pero en pocas horas, a finales de diciembre de 1965, surgió la idea de una candidatura madrileña y se precipitaron los acontecimientos. No está claro de quién fue la idea de sustituir Barcelona por Madrid, algunos apuntan a Franco en persona, otros a Arias Navarro o a Elola-Olaso, lo cierto es que el 18 de diciembre el pleno municipal de la Villa y Corte aprobó presentar la candidatura y se dejó en manos del COE escoger entre Madrid y Barcelona. Pasaban los días y no había noticias, parecía que al final no se iba a presentar ninguna candidatura, pero el 24 de diciembre se convocó una reunión de urgencia del Comité Olímpico Español a la que no pudieron acudir los principales miembros catalanes del mismo. Samaranch estaba en Australia con el equipo de Copa Davis, Oliveras de la Riva en viaje privado, Pablo Negre en su segunda residencia del Pirineo (fue avisado por telegrama y se excusó, si acudía a la reunión no llegaba a tiempo de celebrar la Navidad en familia, además se le dijo que era una reunión "poco importante").... en realidad era una reunión importantísima en la que se aprobó la candidatura de Madrid a los JJOO de 1972 dejando para Barcelona los "deportes acuáticos"... Negre dimitió del COE y el resto de dirigentes catalanes no ocultaron su enfado por la maniobra, especialmente cuando vieron que el alcalde de Madrid, Carlos Arias Navarro, no tenia ningún interés en los Juegos y el gobierno español no era muy entusiasta ante la idea de convertirse en objetivo de todos los medios de comunicación del mundo y recibir miles de visitantes de todos los países, incluidos los comunistas.
El libro oficial de la candidatura se improvisó en pocos días y finalmente los "deportes acuáticos" que debía albergar Barcelona se limitaron a la vela, ubicándose el remo y el piragüismo en el lago de San Juan y la natación, saltos y waterpolo en el mismo Madrid.
Aunque esto nunca quedó del todo claro, ya que Barcelona presentó en Roma unas maquetas con planes para el remo y el piragüismo en la zona de El Prat del Llobregat y en las preguntas técnicas ante el COI se dijo que se estaba construyendo un dique en el lago de San Juan, "muy cerca de la Villa Olímpica"... Incoherencia total.
El libro oficial proponía 19 instalaciones existentes en Madrid (algunas un tanto sorprendentes, como la Plaza de Toros de Las Ventas), más el puerto de Barcelona para la vela y construir un estadio olímpico para 100.000 espectadores, una piscina para 12.000 (¿no habíamos quedado en que los deportes acuáticos eran para Barcelona?), un pabellón para 10.000, un velódromo para 6.000 (ampliable a 20.000) y dos polígonos de tiro.
Casi todo quedaba concentrado en la zona oeste de la ciudad (Ciudad Universitaria, Casa de Campo, Club de Campo, Zarzuela, Puerta de Hierro, Parque Sindical Deportivo) y la villa olímpica iba al norte (Fuencarral aproximadamente).
Pues bien, a pesar de la polémica interna entre Madrid y Barcelona, del poco interés de Arias Navarro, de lo precipitada de la candidatura y de la ambigua postura del gobierno, a pocos meses de la elección Madrid tenia muchas opciones y era la favorita junto a Múnich. Las otras dos candidatas, Montreal y Detroit, no tenían opciones pues los juegos no se celebraban en Europa desde 1960 y era hora de regresar al Viejo Continente. Además la candidatura madrileña era apoyada por los países comunistas, que preferían España a la RFA, y por los países iberoamericanos y árabes. Fue entonces cuando el ministro de Gobernación Camilo Alonso Vega se puso nervioso e intentó abortar la candidatura, se llegó a filtrar a la prensa que Madrid se iba a retirar de la carrera o que el gobierno español no apoyaría económicamente las inversiones necesarias...¡Todo esto horas antes de la votación final de Roma el 26 de abril de 1966!
El mensaje final que realmente no querían los JJOO lo personificó Arias al no acudir a Roma y enviar en su lugar al síndico Jesús Suevos, un desaire que no pasó inadvertido al COI. Madrid recibió la peor votación técnica de las cuatro candidatas y se pusieron muchos reparos a sus planes para el remo y el piragüismo (no es de extrañar). Especialmente duro, casi insultante, estuvo el presidente de la federación internacional de atletismo y miembro británico del COI Lord Exeter, aunque su conocida antipatía personal hacia España invalidó sus argumentos y reparos "técnicos" hacia la candidatura madrileña.
Aún así en la votación final Madrid obtuvo 16 votos (cómo Barcelona en 1931) y una honrosa derrota frente a Múnich. Elola-Osaso salió gritando: "¡la próxima vez ganaremos!"...
La polémica por presentar a Madrid en lugar de Barcelona no se apagó en Cataluña en mucho tiempo y a pesar de la censura de la época se llegó a publicar algún duro artículo al respecto, como uno de Néstor Luján en Destino... lo mejor para España en aquella sesión romana del COI fue la elección de Samaranch (impuesta por Brundage, pese a las críticas del ínclito Lord Exeter) cómo segundo miembro español.Un pequeño primer paso hacia futuras candidaturas olímpicas españolas.
Pero esa ya es otra historia...