miércoles, 10 de septiembre de 2008

COUBERTIN EN "EL CAMARADA" (1889)




La primera alusión que encontramos en la prensa española sobre Pierre de Coubertin (al menos la primera que me consta) es la aparecida en el periódico "El Camarada" de Barcelona el 23 de febrero de 1889 (cinco años antes de la fundación del COI en La Sorbonne). Que nadie se sobresalte ante el nombre de la publicación, no era el órgano de propaganda de ningún partido comunista o similar, en realidad se trataba de un inocente "semanario infantil ilustrado" dedicado a cuestiones pedagógicas y escolares...

En sus páginas 258-262 encontramos la sección "Un rato de charla" firmada por "Antoñito" y tras una serie de divagaciones sobre la pedagogía moderna, llega la "alusión": "Allí (en Inglaterra)-dice M.P. de Coubertin-, el maestro es un vigilante bajo cuyas miradas se coloca el niño, a fin de que por sus palabras, por su ejemplo, por su enseñanza, ayude al desenvolvimiento de lo que en sí tiene de bueno y honrado el niño. Para alcanzar este fin, el maestro no se cree obligado a utilizar métodos violentos: sólo se dirige a la razón y al sentimiento; no rompe nada;contraría lo menos posible; pero como es ese un trabajo de gran delicadeza al mismo tiempo que de una audacia infinita, se rodea de todo lo que puede obrar en el mismo sentido que su dirección discreta; hace de su escuela un escorzo del mundo exterior; transporta a ella el aire que fuera se respira, las ventajas y placeres permitidos en el mundo exterior, los apuros en que allí se encuentra uno y hasta algunos de los obstáculos que tienen que vencer.
Su arte consiste en apropiar todo eso a las fuerzas físicas, intelectuales y morales del niño."
Tras otro párrafo en el que "Antoñito" nos da su opinión sobre las diferencias educativas entre Francia y Gran Bretaña llega otra frase rotunda del Barón: "Sí,-exclama M. de Coubertin- la inmoralidad invade nuestros colegios: existe en ellos en palabras, pensamientos y acciones"...
Para concluir, y siempre siguiendo las enseñanzas de Coubertin (aunque ya no incluye ninguna frase literal suya más) "Antoñito" concluye que la diferencia entre los dos sistemas y entre la "gloria imperial" británica y la "decadencia" francesa (estamos relativamente cerca de la guerra franco-prusiana y la pérdida de Alsacia y Lorena que tanto traumatizó a la generación de Coubertin) estriba en la practica del "sport".
Al respecto el autor del artículo llega a unas conclusiones un tanto alarmantes que podría firmar Hitler en persona: "El sport...es la victoria de la voluntad , es la obediencia ciega al jefe voluntariamente elegido, ... el endurecimiento, el cultivo muscular del cuerpo y del carácter."
En fin, recordemos la época en que estas frases fueron escritas y no las extrapolemos, recordemos también que Nietzsche ya había difundido sus ideas sobre la "Voluntad de poder" y que faltaban muchos años para que los nazis se hicieran con el poder en Alemania, se organizaran allí unos Juegos Olímpicos o para que una realizadora llamada Leni Riefensthal rodara una película titulada "El triunfo de la voluntad"...

Recojo estas alusiones a Coubertin porque me parecen interesantes, su faceta como pedagogo está un tanto olvidada y no creo que sean de fácil acceso ni que estén disponibles en Internet.

Agradecimentos: Biblioteca Nacional de España