viernes, 29 de agosto de 2008

OCHO DE DICIEMBRE DE 1926.COUBERTIN EN TARRAGONA





Tal y como había prometido, aquí va la descripción de la jornada que el Barón de Coubertin,su esposa y su hija pasaron en Tarragona el 8 de diciembre de 1926.
Los lectores de "La Vanguardia" y muchos tarraconenses, disfrutaron el pasado 18 de julio de un brillantísimo artículo de Jordi Rovira Soriano titulado "La visita de Coubertin", que versaba sobre el mismo tema. No es mi intención rivalizar con el sr.Rovira ni enmendarle la plana, el suyo es un artículo periodístico brillante , bien documentado y argumentado, ha sido una de mis fuentes y leerlo fue uno de los motivos que me llevaron a investigar más en el tema.Aclarado esto vamos al lío.

Coubertin se había retirado de la presidencia del COI en 1925 y estaba disfrutando un poco de la vida junto a su familia, por ese motivo realizó un largo viaje por España en el otoño de 1926, visitando Barcelona,Madrid,Toledo,Sevilla...y Tarragona.
Quizás pueda sorprender un tanto que escogiera Tarragona como una de sus escasas escalas, pero la Tarragona de 1926 era una ciudad deportiva,con el Gimnàstic y sus instalaciones del Camino del Ángel (actual Avenida Catalunya) de fútbol,atletismo y tenis o el Nàutic con sus instalaciones de remo y vela en el Serrallo.Además el Barón tenía una entrañable amistad y mantenía correspondencia con Josep Elias i Juncosa, periodista, atleta, propagandista del olimpismo y sus valores en Cataluña, impulsor de las candidaturas barcelonesas a los JJOO...e hijo de la ciudad de Tarragona.La cercanía con Barcelona hizo el resto, y la esperada visita se realizó el 8 de diciembre.

En algún artículo sobre la relación de Coubertin con España (como "Pierre de Coubertin and Spain" de Conrado Durántez,publicado por el Comité Internacional Pierre de Coubertin,Lausana) se dice erróneamente que el Barón estuvo dos días en Tarragona (8 y 9 de diciembre) y que impartió una conferencia en el Instituto Francés antes de tomar un barco hacia Grecia. También se incluye la famosa foto de la familia Coubertin y las autoridades deportivas ante la sede social del Nàstic indicando en el pie de foto que están en Barcelona... La consulta de la prensa de la época (Diario de Tarragona,La Cruz, La Vanguardia) nos confirma que sólo estuvo en la vieja Tarraco el día 8 y no menciona para nada la supuesta conferencia en el supuesto Instituto Francés ni el viaje a Grecia.Desde Tarragona la comitiva regresó a Barcelona en coche. En defensa del sr.Durántez cabe decir que su fuente es una carta de Coubertin a Elias del mes de noviembre, por lo tanto es posible que hubiera cambio de planes o que el Barón no estuviera bien informado sobre lo que le tenían preparado sus anfitriones tarraconenses.

Los hechos fueron así: la comitiva con la familia Coubertin y numerosas personalidades (García Alsina y Elias i Juncosa entre ellos) partieron de Barcelona de madrugada y realizaron paradas en Sitges y en la finca de los Puigmartí, donde "tomaron al aire libre un frugal desayuno".
En el simbólico Arco de Bará les esperaban las autoridades tarraconenses (Lluis Bonet, Sanromà, Oliver etc) y llegaron a Tarragona sobre las once y media, haciendo breves paradas en la cantera romana de "Els Munts" y en la Torre de los Escipiones.
Su primera visita en la ciudad fue la sede social del Gimnàstic y su "moderno gimnasio", siguieron posteriormente con la Catedral, el Museo Diocesano,las murallas romanas y la fábrica de tabacos(que estaba aún en obras).
Finalizaron la larga mañana con un buena comida en el Club Nàutic.
Después de la sobremesa llegó el plato fuerte de la jornada:un duelo de atletismo entre el Gimnàstic y el Terrassa en el campo de deportes,que se convirtió en un baño de multitudes para el Barón,quien recibió una enorme aclamación del numeroso público y firmó autógrafos como una estrella contemporánea.Uno de los autógrafos se lo firmó al empresario Pau Olivé Sanromà, propietario de una empresa de gaseosas (Blandinieres).Dice así: "Bajo vuestro cielo luminoso,al pie de los monumentos que representan vuestro prestigioso pasado,buscad en el esfuerzo deportivo libre y desinteresado la prenda de un porvenir digno de este pasado.
La juventud de Tarragona tiene todo lo que hace falta para lograrlo,sobre todo si no olvida jamás que la perseverancia vale más que el ímpetu y que una voluntad sin desfallecer triunfa sobre todos los obstáculos.
Pierre de Frédy,Barón de Coubertin."
Además, ofreció una medalla a los atletas tarraconenses.Por cierto,el Nàstic ganó el duelo al Terrassa 34-23.
La jornada finalizó con unas copas de "champagne" (nadie decía cava entonces) y unas pastas en el Club de Tenis (Tennis o Lawn-Tennis en 1926).Coubertin firmó el libro de honor y recibió un "Album de Tarragona" como recuerdo,regresando seguidamente la expedición a Barcelona por carretera.

Actualmente Tarragona aspira a los Juegos Mediterráneos 2017, creo que sería oportuno recordar más esta visita (que otro Presidente del COI, Juan Antonio Samaranch , repitió en 1986 ,60 años después,con motivo del centenario del Nàstic) y creo que el Barón de Coubertin merece algo más en Tarragona que una calle, como la que tiene dedicada en La Floresta...¿un busto?,¿una estatua?...

Fuentes: Diario de Tarragona,diciembre de 1926
La Cruz,diciembre de 1926
La Vanguardia,diciembre de 1926 y 18 de julio de 2008

Agradecimientos: Hemeroteca "Caixa Tarragona"

martes, 12 de agosto de 2008

SE LLAMABA FRANCISCO.FRANCISCO VILLOTA



Hoy he decidido hacer pública la identidad y la imagen de uno de nuestros primeros medallistas olímpicos:el pelotari aficionado Don Francisco Villota,y he ofrecido la exclusiva a mis amigos de soitu.es por el trato profesional y respetuoso que me han brindado,harto infrecuente en este mundillo.
Ahora toca averiguar quién era Amezola,pero eso será a partir de mañana.
He aquí el artículo http://www.soitu.es/soitu/2008/08/12/flts11/1218528597_717896.html.

"Desde 2004 el Comité Olímpico Internacional (COI) reconoce como primeros medallistas de la historia olímpica española a dos jugadores aficionados de cesta punta de los que, hasta hoy, sólo conocíamos el primer apellido. Ignorábamos sus nombres de pila y no teníamos ninguna imagen de ellos, de su efímero paso por París 1900. Tan solo sabíamos con certeza (según el libro oficial de los "Concursos internacionales de ejercicios físicos y del deporte", como fueron eufemísticamente conocidos los Juegos Olímpicos parisinos en el contexto de la Exposición Universal) que procedían de Madrid (Villota) y de Bilbao (Amezola), y que ganaron el torneo 'amateur' de cesta punta por abandono de sus únicos rivales, los franceses Durquetty y Etchegaray, recibiendo unos objetos de arte como premio y el título honorífico de "Campeones del mundo amateur". [El nombre de Villota y Amezola ha salido a la luz cuando se dijo, erróneamente, que España había alcanzado las 100 medallas olímpicas].

A partir de hoy pondremos cara y nombre a uno de ellos y conoceremos algo más de su vida, reparando (en un 50%) esa injusticia histórica de 108 años, porque nada más terrible que la 'damnatio memoriae', nada peor que ser borrado de la historia, como si no se hubiera vivido. Nada peor para los antiguos egipcios que borrar el 'ren', el nombre de la persona. Ellos creían que nadie moría del todo si su nombre era recordado.

En el número de marzo de 1904 de la revista madrileña "Gran Vida", especializada en deportes y viajes, encontramos bajo el epígrafe "Sport Vasco. Nuestros aficionados" una breve reseña biográfica de nuestro hombre y una foto de valor histórico: aparece vestido de pelotari, con su cesta…

Se llamaba Francisco Villota, era madrileño de nacimiento y de ("muy distinguida") familia santanderina, destacaba como deportista multidisciplinar (practicaba el fútbol, realizó en una ocasión la caminata Madrid-El Escorial en 8 horas y, sobre todo y por encima de todo, era un gran aficionado a la pelota vasca) y fue presidente del "Euskal-Jai Club" madrileño.

En el artículo se dice que "en el juego de la pelota vasca llega a tal perfección que lucha con los profesionales y ostenta el título de Campeón entre los aficionados, título que ganó en París compitiendo con amateurs franceses y españoles, en el certamen celebrado cuando la última Exposición Universal". Lamentablemente, no nos dice nada de su compañero Amezola (ni lo menciona) y su descripción del torneo ("compitiendo con amateurs franceses y españoles") no concuerda con las fuentes francesas que hablan de sólo dos parejas inscritas y victoria española por 'forfait' de los rivales galos. Quizás el paso de los años y la falta de información que había en España sobre lo ocurrido en París en 1900 le hicieron inflar un poco sus hazañas…

Era un hombre fuerte y musculoso, y la descripción del autor del artículo ("S.") no puede ser más generosa de su personalidad ("generoso, atento y bueno con los humildes, a los que tiende con verdadero afecto y noble desinterés su mano de amigo").

Volvemos a tener noticias de él en "Gran Vida" como miembro de la sociedad de pelota vasca y organizador de torneos en abril de 1908, febrero de 1909 y en abril de 1910 (con foto incluida), ya como presidente del "Euskal-Jai Club" y organizador (y patrocinador) de torneos de pelota en la capital.

La última noticia (de la revista "Alrededor del Mundo") que tenemos de nuestro héroe es de mayo de 1919 a colación de su participación con 10 pesetas en una subscripción para una corona "en homenaje a Francia".

Cumplida la mitad de la misión ahora queda el resto: desvelar la identidad completa de Amezola, presumiblemente un miembro de la alta sociedad bilbaína… Es hora de confirmarlo y ponerle cara y nombre. Vamos a ello.

Fernando Arrechea Rivas"

Foto: "Gran Vida",marzo de 1904.
Agradecimientos: Biblioteca Nacional de España.

Añadido el 21-12-08: Para completar el puzzle lee: http://olimpismo2007.blogspot.com/2008/12/se-llamaba-jos-jos-de-amzola-y-aspiza.html

viernes, 1 de agosto de 2008

COUBERTIN Y TARRAGONA




Ahora que parece abatirse un general desencanto y abatimiento entre los promotores de Tarragona 2017 y entre la ciudadanía de estas nuestras comarcas tarraconenses a causa de graves acusaciones y polémicas políticas ,siempre inherentes a estas carreras de fondo,en las que ,cómo en el mismísimo Dragon Khan,las subidas y bajadas se suceden y hay que estar preparado para todo,creo oportuno recuperar el autógrafo que el Barón de Coubertin dedicó al empresario Pau Olivé Sanromà en el transcurso de su visita a Tarragona el 8 de diciembre de 1926:

"Bajo vuestro cielo luminoso,al pie de los monumentos que representan vuestro prestigioso pasado,buscad en el esfuerzo deportivo libre y desinteresado la prenda de un porvenir digno de este pasado.
La juventud de Tarragona tiene todo lo que hace falta para lograrlo,sobre todo si no olvida jamás que la perseverancia vale más que el ímpetu y que una voluntad sin desfallecer triunfa sobre todos los obstáculos".
Pierre de Frédy,Barón de Coubertin.

Este texto debería presidir la web de Tarragona 2017 y todo el que trabaje en ese proyecto debería conocerlo de memoria.
Tengo pendiente (entre tantas cosas) un artículo en profundidad sobre aquella visita histórica de Coubertin a Tarragona.
De momento me voy unos días a París y este blog descansará.Yo no.Espero traer alguna novedad sobre Villota y Amezola de los archivos parisinos.
Au revoir.