domingo, 27 de junio de 2010

EL LARGO CAMINO DE TARRAGONA HACIA LOS JUEGOS MEDITERRÁNEOS

"Hace escasas fechas el presidente del CIJM (Comité Internacional de los Juegos Mediterráneos), Amar Addadi, ha confirmado las cuatro rivales de Tarragona en la carrera por los Juegos Mediterráneos 2017: Alejandría (Egipto), Trípoli (Libia), Mersin (Turquía) y Rijeka (Croacia). Son cinco ciudades importantes: dos africanas, dos europeas y una asiática. Una de ellas (Alejandría) ya fue sede en 1951, otras dos (Rijeka y Mersin) son viejas aspirantes a esta competición y Trípoli la más novedosa e interesante mediáticamente dada la peculiar personalidad de Gaddafi, además de ser Libia el único país de mediana importancia entre los que compiten en los JJMM que nunca los ha organizado. Disponer de cinco candidatas de tanto nivel ha debido sorprender gratamente al señor Addadi dada la situación general en la que se encuentran estos viejos Juegos (primera edición Alejandría 1951, aunque la idea original es de Josep Antoni Trabal y data de 1921): la edición de Pescara 2009 padeció incontables problemas organizativos y económicos y recibió muy escasa atención de los medios; la próxima de Volos-Larisa 2013 se encuentra prácticamente en el alero dada la gravísima situación griega y los numerosos desplantes y retrasos de la organización. De hecho recientemente caducó un ultimátum de 60 días que el CIJM dio a los griegos para reconducir la situación sino querían perder la sede, el gobierno de Atenas ha respondido anunciando una drástica reducción del presupuesto y mostrándose dispuesta a renunciar si siguen las presiones. La situación es de impasse y no parece posible aventurar lo que va a ocurrir, hay rumores de que se ha “sondeado” a Tarragona, Rijeka y Mersin para ver si podrían asumir los Juegos de 2013 de forma excepcional. Dada la actual situación económica española y los fuertes recortes presupuestarios parece difícil que se pudiera garantizar la construcción de todas las instalaciones necesarias en tan poco tiempo.
Al margen de los muchos problemas de Volos-Larisa 2013, los Juegos Mediterráneos atraviesan una larga decadencia desde los años setenta (como mínimo) y no parece que se quiera afrontar la misma de forma decidida. Opciones para revitalizarlos hay, aunque no se quieran estudiar.
Verbigracia:
I. Ampliar la participación a los países del Mar Negro (Rusia, Ucrania, Bulgaria, Rumanía, etc.) que disputan sus propios Juegos (primera edición Trabzon 2007, la próxima en Constanza este año). ¿No sería mejor fusionarlos? También a otros países como Portugal ó Jordania que han solicitado la admisión varias veces y, por supuesto, a Israel y Palestina.
II. Cambiar la programación deportiva y buscar (con incentivos económicos si es necesario) la participación de figuras internacionales (ya se ha hecho en el pasado, recordemos la participación de Fermín Cacho ó Noureddin Morceli en Languedoc-Rosellón 93).
Las opciones de Tarragona cara a 2017 parecen, a priori, escasas: tras Almería 2005, Pescara 2009 y Volos-Larisa 2013 es el momento de regresar a África y así lo ha manifestado públicamente Amar Addadi en varias ocasiones.Alejandría y Trípoli han respondido a su mensaje y son favoritas. Ambas están preparando ambiciosos proyectos urbanísticos y han contratado a prestigiosos arquitectos alemanes para llevarlos a cabo. Trípoli cuenta, así mismo, con el abierto apoyo de Italia. En el caso de que ambas ciudades africanas presentaran débiles proyectos o tuvieran graves problemas de cualquier índole, la ciudad turca de Mersin, en la zona asiática del país, podría ser una buena opción para no regresar a Europa por cuarta vez.Y si tampoco Mersin fuera una opción convincente y no hubiera más remedio que seguir en el Viejo Continente, la ciudad croata de Rijeka (que ha aspirado en varias ocasiones y estuvo muy cerca de obtener la edición de 2013) tendría quizás más opciones que Tarragona, dado que la última edición española (Almería 2005) está muy cercana…Esperemos que este análisis sea erróneo, que nuestra ciudad obtenga los Juegos de 2017 y que dicho evento suponga el renacimiento de esta competición polideportiva.
Historia y tradición deportiva no le faltan a la vieja Tarraco (no hay que olvidar a William Tarín, a Josep Elias i Juncosa, la “Volta Ciclista a Tarragona” de 1908, los “Juegos Olímpicos” disputados en las Fiestas de Santa Tecla de 1917, “Las Olimpiadas Levantinas” contra Alicante de 1924, la visita del barón de Coubertin de 1926…).
Precisamente finalizamos este repaso a la aventura tarraconense y los Juegos Mediterráneos con la inolvidable frase que Pierre de Coubertin escribió en su autógrafo a Pau Olivé en aquel 8 de diciembre de 1926:"Bajo vuestro cielo luminoso, al pie de los monumentos que representan vuestro prestigioso pasado, buscad en el esfuerzo deportivo libre y desinteresado la prenda de un porvenir digno de este pasado.La juventud de Tarragona tiene todo lo que hace falta para lograrlo, sobre todo si no olvida jamás que la perseverancia vale más que el ímpetu y que una voluntad sin desfallecer triunfa sobre todos los obstáculos.
Pierre de Frédy, barón de Coubertin."