sábado, 5 de febrero de 2011

DEPORTISTAS IBEROAMERICANOS EN PARÍS 1900


Si París 1900 contempló la participación olímpica de los primeros españoles fue en Atenas en 1896 donde se vio al primer iberoamericano, el chileno Luis Subercaseaux Errázuriz.
Al menos eso es lo que se afirma desde Chile, basándose esencialmente en el propio testimonio de Subercaseaux a su familia. Entre los historiadores olímpicos no se suele dar credibilidad a esta historia y Chile no está reconocida como una de las naciones pioneras en 1896.
Luis Subercaseaux Errázuriz (1882-1973) fue un diplomático chileno de origen francés y vasco (embajador en España en 1951). Durante los JJ.OO. de 1896 era un adolescente de 13 años y al parecer vivía en Francia; siempre según su testimonio viajó con su familia a Grecia y participó en las pruebas de 100 metros, 400 metros y 800 metros, pero no hay ningún registro que lo demuestre. También estuvo inscrito en ciclismo.
Si no contamos a Subercaseaux, los primeros iberoamericanos aparecen en París; de hecho, el primero aparece el mismo día que el primer español…
Carlos González de Candamo y Rivero (Londres, Reino Unido 1871-1946), hijo de un diplomático y sobrino de un futuro presidente de Perú (Manuel Candamo), acudió a los Juegos (llámale “Juegos”, llámale “Exposición”) de 1900 y participó en las pruebas de florete y espada. Es el primer peruano y el primer iberoamericano y sudamericano (si no incluimos al misterioso chileno de 1896) que participó en unos Juegos Olímpicos; fue el 14 de mayo de 1900, en la gran Sala de Fiestas de la Exposición Universal.
En florete superó la primera ronda, en espada fue eliminado a las primeras de cambio.
También jugó (y ganó, formando pareja con el neerlandés de Haaren) el torneo de dobles con handicap de tenis, no reconocido por el COI. De hecho, Candamo fue un gran tenista y en 1891 jugó el primer partido de lo que ahora conocemos como Roland Garros (perdió con Baignieres 6-5, 2-6 y 6-1), también fue jugador de rugby (campeón de Francia con el Racing Club).
Entre 1909 y 1922 fue miembro del COI y desarrolló una gran carrera diplomática; su firma aparece representando a Perú en el Tratado de Versalles.
En esgrima también debutó el primer argentino en unos Juegos, Francisco Carmelo Camet (1876-1931), más conocido como Eduardo Camet. Debutó en la prueba de espada y llegó hasta la fase final, ocupando la quinta plaza general. En muchas fuentes era citado como francés, aunque en el Journal des Sports del 14 de mayo de 1900 se especifica que era ciudadano argentino.
Su hijo, Carmelo Félix Camet (1904-2007), fue medalla de bronce en florete por equipos en Amsterdam 1928.
Menos conocida es la participación en varias pruebas de ciclismo para profesionales “no olímpicas” de un ciclista argentino llamado Cervera. Lo encontramos en el sprint, en los 3.000 metros con hándicap, en la Course de Primes y en la prueba de tándem, formando pareja con un tal “Oliveira”, sobre el que volveremos más adelante.
Y hablando de brasileños, recientemente el historiador Alain Bouille ha descubierto que el velocista Adolphe Klingelhoeffe (1880- 1956), participante en 60 m., 200 m. y 110 metros vallas, era ciudadano brasileño (su padre era un diplomático).
Otro país iberoamericano que inició su andadura olímpica (y vaya andadura) en 1900 fue Cuba con el gran esgrimista Ramón Fonst Segundo (1883-1959), “el nunca segundo”.
En París compitió con 16 años en dos disciplinas (espada para amateurs y espada para maestros y amateurs) y ganó el oro en la primera y la plata en la segunda, perdiendo frente a su maestro Albert Ayat.
Repitió en San Luis 1904, ganando tres oros (espada individual, florete individual y florete por equipos) e hizo una reaparición sorprendente a los 40 años en París 1924 en las pruebas de espada individual y por equipos sin mucha fortuna, aunque poco importaba, era ya una leyenda y como tal fue recibido en su París.
La última nación hispanoamericana en 1900 fue México, que estuvo representada por tres hermanos en el torneo de polo:
Eustaquio Escandón y Barrón (1862-1933) y sus hermanos Manuel, marqués de Villavieja, (1857-1940) y Pablo (1856-1929) compitieron con el estadounidense William Hayden Wright (1867-1949) en un equipo significativamente llamado "América del Norte" y fueron terceros. De forma sorprendente, esta supuesta medalla de bronce es asignada por el COI a México cuando debería ser para un equipo mixto, puesto que el señor Wright no era mexicano, aunque Mallon y otros así lo consideren.
Los hermanos Escandón también participaron en los otros torneos de polo no reconocidos como “olímpicos” en diversos equipos mixtos.
Otro mexicano residente en París, Manuel de Iturbe, también compitió en alguno de dichos torneos.
En alguna ocasión los hermanos Escandón han sido considerados españoles por su gran relación con nuestro país, pues eran de ascendencia asturiana, Manuel tenía por matrimonio un título nobiliario español y además residieron en Madrid, pero en 1900 eran ciudadanos mexicanos, sin duda.
El marqués de Villavieja (también en la organización y el jurado en 1900) está considerado como uno de los grandes promotores del polo en el mundo.
El ciclista profesional Oliveira, que ya hemos nombrado como acompañante de Cervera en la prueba de Tándem para profesionales, también tomó parte en otras pruebas ciclistas “no olímpicas”: Sprint y 3.000 metros con hándicap.
Su nacionalidad varía según las fuentes: Le Vélo lo considera portugués y Los Deportes brasileño. Al ver su nombre en un campeonato sudamericano deduzco que era de Brasil…
Pero que no se consideren nuestros vecinos lusos ausentes de los Concursos Internacionales de Ejercicios Físicos y Deportes por ser brasileño Oliveira.
Portugal estuvo representado en 1900 por los bomberos de Oporto en la competición de Bomberos Voluntarios de las pruebas de salvamento y socorrismo. Y además ganaron (una copa y 1.500 francos), superando a los ingleses de Lyton y los húngaros de Budapest.
Foto: los hermanos Escandón y Wright (equipo de polo "América del Norte")
Extracto adaptado de mi libro 1900. La Primera Aventura Olímpica Española. http://www.bubok.com/libros/16391/1900-LA-PRIMERA-AVENTURA-OLIMPICA-ESPANOLA

2 comentarios:

Paul Martin dijo...

Artículo bien guapo. Me alegra ver la inclusión del brasileño "Adolfo" Klingelhoeffer (los brasileiros ya lo reconocen y se le va a incluir en los rankings iberoamericanos). Excelente la puntualización sobre los polistas. ¿Cómo es que uno era marqués si Mexico es una república?

Fernando Arrechea Rivas dijo...

era marqués consorte (o con suerte). la marquesa de Villavieja era su señora esposa.