jueves, 16 de junio de 2011

CRÓNICA (FICTICIA) DE LA PLATA GANADA POR EL EQUIPO DE POLO EN 1920.



Los Juegos Olímpicos regresaron, tras la tragedia europea, a la “mártir” Bélgica. El torneo de polo (como reza el aforismo inglés: “el rey de los deportes y el deporte de los reyes”) ha tenido lugar en el hipódromo Wellington de Ostende, allí donde en años anteriores España ya había competido en varios torneos bajo la dirección del entusiasta polista marqués de Villavieja (mexicano de nacionalidad, español de corazón, presente con sus hermanos en los lejanos torneos de polo de París 1900).

El equipo español de 1920 pudo formarse gracias a que todos sus componentes (el duque de Alba, el duque de Peñaranda, el marqués de Villabrágima, don José de Figueroa y el conde de la Maza) estaban en el norte de Europa y se sufragaron el coste de su viaje y la estancia en Bélgica, por lo que no les afectaron los problemas de presupuesto que sufre el Comité Olímpico Español (presidido por el marqués de Villamejor, tío de los hermanos Figueroa). Se inscribieron además: Bélgica, Gran Bretaña y los Estados Unidos (en realidad un combinado de militares americanos destacados en el Rhin).

Las semifinales enfrentaron a España con los Estados Unidos y a Gran Bretaña con Bélgica. Los nuestros derrotaron con facilidad a los militares yankees por 13-3 con una gran actuación de nuestro back, el señor duque de Alba de Tormes (descendiente del duque de Alba tan recordado y temido en estas tierras flamencas) y los ingleses derrotaron a los animosos anfitriones por 8-3 bajo una tormenta de granizo, lluvia y viento que estuvo a punto de llevar a la suspensión.

La gran final se disputó ayer sábado 31 de julio y enfrentó a los nuestros con la Pérfida Albión (grandes favoritos), que se las prometían muy felices al ponerse 6-1 al finalizar el tercer chukker. Inesperada y brillante fue entonces la reacción hispana liderada por el duque de Peñaranda de Duero y el conde de la Maza llevando el marcador a un 9-4 al final del cuarto periodo. En los dos últimos chukkers nuestros caballeros lucharon lo indecible y rozaron la victoria, los británicos se impusieron por un ajustado 13-11.

La prensa inglesa criticó mucho a sus jugadores y elogió a los nuestros que, con una más prolongada preparación, probablemente hubieran resultado campeones.

Recordemos sus nombres para la historia:

Leopoldo Saínz de la Maza Gutiérrez-Solana y Gómez de la Puente. Conde de la Maza.
Álvaro de Figueroa y Alonso-Martínez. Marqués de Villabrágima.
Hernando Fitz-James Stuart y Falcó Portocarrero y Osorio. Duque de Peñaranda de Duero.
Jacobo María Fitz-James Stuart y Falcó Portocarrero y Osorio. Duque de Alba de Tormes.

El señor José María de Figueroa y Alonso-Martínez acudió como suplente y no debutó.


***************************************

Para saber más:
  • Arrechea Rivas, F., Olímpicos Españoles I. De los Orígenes a 1936, Bubok, 2011.
  • Cinnamond, N.J., El Polo, Librería Catalonia, Barcelona, 1930.
© Fernando Arrechea Rivas

Publicado en el blog amigo:
http://gloriasolimpicas.blogspot.com/