sábado, 11 de junio de 2011

FERNANDO SANZ Y MARTÍNEZ DE ARIZALA, MADRILEÑO OLÍMPICO



Preside esta entrada una foto de Fernando Sanz (a la izquierda) ganando el Campeonato de Francia de Boxeo de 1904, el primer "Borbón Olímpico" al que hemos dedicado dos entradas anteriores:
fue además de un excelente ciclista (plata en París 1900), un gran boxeador (Campeón de Francia en 1903 y 1904). Su circunstancias personales (hijo ilegítimo de Alfonso XII con la cantante de ópera Elena Sanz, su pleito perdido en 1908 para ver reconocido su apellido) le han convertido durante decenios en un personaje molesto, uno de los "Borbones incómodos" de los que hablaba Juan Balansó. Su sobrina Marie Louise Sanz de Twittig (última nieta de Alfonso XII) prosigue hoy con el litigio por el apellido Borbón.
No sé si algún día Fernando Sanz y Martínez de Arizala será rehabilitado en la historia de la Casa Real, lo dudo. Personalmente me conformaría con que fuera incorporado a la historia del olimpismo español, incluso me daría por satisfecho si fuera citado en las recopilaciones de olímpicos madrileños. Pues va a ser que no.

Hace algunas semanas fue presentado el libro Madrileños Olímpicos de la Fundación Madrid Olímpico, obra de don Manuel Frías Alonso y que pretende ser una recopilación de los deportistas olímpicos nacidos en la Comunidad de Madrid. Fernando Sanz (nacido en Madrid el 22 de febrero de 1881, medalla de plata en ciclismo en París 1900), no aparece en el mismo.
Tampoco es el único ausente, de hecho la inmensa mayoría de los madrileños olímpicos anteriores a Londres 1948 brillan por su ausencia: atletas como Diego Ordóñez, Carlos Botín, Federico Repáraz, José Luis Grasset, Julio Domínguez, José Andía, tenistas como José Miguel Fernández de Liencres, tiradores como Antonio Vázquez de Aldana, boxeadores como Emilio Bautista, esgrimistas como José Manuel Delgado, Miguel Zabalza, Jesús López Lara, jinetes como Emilio López de Letona, nadadores como Pedro Méndez, jugadores de hockey sobre hierba como los hermanos Chávarri o Rafael Ruíz Gijón, esquiadores como Ramón Blanco, el futbolista Manuel Hernández (olímpico con EEUU), etc.
La lista sería interminable.
El propio autor se disculpaba en la presentación: "Se ha intentado hacer una recopilación lo más completa posible de los olímpicos madrileños, pero la falta de datos históricos en esta materia nos ha podido llevar, quizás, a que algún deportista haya quedado excluido de forma involuntaria. En ese caso, pedimos disculpas de antemano".
Efectivamente, es el caso. Disculpas aceptadas.

Fernando Sanz no aparece en este libro de los Madrileños Olímpicos. El otro pionero de 1900, el pelotari Francisco Villota sí lo hace, en lo que debemos considerar como un descubrimiento del autor, ya que no se citan fuentes. Enhorabuena.

Mi recuerdo también a los olímpicos madrileños excluidos de manera intencionada por no haber nacido en la provincia. Es el caso de mi admirada Gloria Viseras Díe, componente del equipo nacional de gimnasia en Moscú 80 y nacida en México de manera accidental (su padre era el delegado de la Agencia EFE), aunque madrileña al 100%, Comunidad a la que ha representado en infinidad de campeonatos y que ahora la excluye de esta recopilación porque en su DNI dice que nació en México.
En otras recopilaciones autonómicas que manejo (como las catalanas de Ricardo Sánchez Lozano o de Joan Fauria i Garcia) se han seguido criterios más flexibles y generosos incluyendo a deportistas nacidos fuera pero residentes en la región o afiliados a clubs locales. Es un criterio que comparto, en mi humilde opinión cuando tratamos temas tan sensibles en los que se reconoce el sacrificio y entrega de jóvenes (niñas en el caso de la gimnasia), utilizar un baremo meramente geográfico me parece desafortunado.
Pero es un criterio, otra cosa es la ausencia de muchos olímpicos madrileños nacidos en Madrid, para eso no hay más excusa que "la falta de datos históricos en esta materia".
Para la ausencia de fuentes, bibliografía, etc. en la información ofrecida sobre (por ejemplo) Francisco Villota Baquiola tampoco encuentro respuesta, supongo que ya se considera "información de dominio público" y no se considera oportuno.
Lo que pasa es que para que algunas informaciones (como el nombre completo de Villota, desconocido hasta 2008:
http://olimpismo2007.blogspot.com/2008/08/se-lalamaba-franciscofrancisco-villota.html , http://www.soitu.es/soitu/2008/08/12/flts11/1218528597_717896.html) lleguen a ser públicas, algún desgraciado ha tenido que pasarse muchas horas en hemerotecas o bibliotecas o entrevistando a familiares.
Yo lo citaría, como siempre cito a mis predecesores en esta ingrata materia, dejando al margen discrepancias historiográficas, ideológicas o incluso personales. Estoy pensando en Conrado Durántez, Jesús Telo, Joan Fauria, Antonio Alcoba, Felix Martialay, etc. Pero no todo el mundo lo hace en este mundillo. Criterios.

© Fernando Arrechea Rivas