domingo, 19 de octubre de 2008

BOICOTS Y AUSENCIAS EN LOS JUEGOS MEDITERRÁNEOS.



Un tópico muy repetido sobre los Juegos Mediterráneos es que nunca han sufrido ningún boicot y que contribuyen a estrechar lazos entre las naciones mediterráneas y sus diferentes culturas y religiones.
Como todos los tópicos no dejar de ser una simplificación de una realidad compleja que permite a quien lo utiliza quedar bien y ofrecer una imagen meliflua de lo que queremos "vender".
Soy un gran seguidor de los Juegos Mediterráneos desde niño, me parece una competición muy simpática y original y me apasiona su historia, pocas cosas me harían más feliz que verlos en mi Tarragona natal en 2017. Pero las cosas son como son, no como nos gustaría que fueran o que hubieran sido.

En principio los Juegos Mediterráneos son una competición destinada a los Comités Olímpicos Nacionales miembros del COI y que están a orillas del Mar Mediterráneo, pero obviamente hay un CON de un estado 100% mediterráneo que aunque ya estaba reconocido por el COI en 1951 cuando se celebraron los primeros Juegos en Alejandría (Egipto), no se admitió en la competición y jamás se le ha admitido pese a sus numerosas solicitudes y a la exigencia del COI para que se le abrieran las puertas.
Me refiero al Estado de Israel, evidentemente.
Egipto no los quiso en sus Juegos de 1951, en 1955 España tampoco los admitió en Barcelona con la excusa de que no habían estado en Alejandría, lo que provocó algunas quejas desde EEUU (Franco y Eisenhower habían firmado su Tratado en 1953) y obligó al ministro Martín Artajo a dar algunas explicaciones y a responsabilizar a los países árabes del boicot.
Paradójicamente, pocos días después de los Juegos Mediterráneos de Barcelona (16-25 de julio de 1955), se disputó en San Sebastián (entre el 7 y el 14 de agosto) la "IV Semana Internacional Deportiva Universitaria" (antecedente de las Universiadas) con participación de 20 paises "occidentales", entre los que se encontraban Egipto e Israel...
En 1959 se viajaba a Beirut, y la negativa del Líbano a permitir la entrada de deportistas israelíes llevó a la intervención del COI tras una protesta de la IAAF. En la revista Olympic Review se llegó a publicar un artículo titulado "The Mediterranean Games in Danger"
(http://www.la84foundation.org/OlympicInformationCenter/OlympicReview/1959/BDCE65/BDCE65i.pdf).Se proponía retirar el patrocinio del COI y cambiar el nombre a los Juegos, llamándolos "Juegos de Beirut", "Juegos del Líbano" o "Juegos Tricontinentales". En Túnez 1967 no sólo estuvo ausente Israel, también Egipto y Siria por efectos de la reciente "Guerra de los Seis Días". En 1975 en la edición de Árgel se repitió la propuesta del COI para la entrada de Israel, la negativa árabe y la propuesta de llamarles oficialmente "Los Juegos de Árgel" y no VII Juegos Mediterráneos, que no prosperó.
Periodicamente se publica que existen conversaciones para la admisión de Israel (y Palestina) en los Juegos, la última hacia 2005 afirmando que estarían en Pescara 2009, nunca se confirma y no parece que vayamos a tenerlos ni en Pescara ni en Volos. Ojalá (inshala) los tengamos en Tarragona 2017.

Pero tampoco es la ausencia permanente de Israel (y Palestina) el único boicot que se ha producido en la historia de los Juegos Mediterráneos.
Marruecos, Argelia, Túnez, Libia y Chipre no participaron en las primeras ediciones porque no eran estados independientes o miembros del COI. Sin embargo Malta, que fue colonia británica hasta 1964, si estuvo en los Juegos desde 1951. Mónaco debutó en Barcelona 55.
La Yugoslavia de Tito boicoteó la edición de Barcelona 1955 por motivos políticos evidentes.
Egipto y Siria participaron como una única nación (República Árabe Unida) en Beirut 59.
Como ya se ha reseñado, Egipto y Siria no participaron en Túnez 67 por consecuencias de la "Guerra de los Seis Días", que había tenido lugar tres meses antes.
Albania se autoexcluyó hasta Latakia 87.
Yugoslavia (Serbia y Montenegro en realidad) fue excluida de Languedoc-Rosellón 93 por el aislamiento internacional consecuencia de las Guerras de los Balcanes de los 90, por contra Eslovenia, Croacia y Bosnia-Hercegovina hicieron su debut.
Los serbios regresaron en Bari 97.
En Túnez 2001 hubo dos invitados (Andorra y Jordania), posteriormente se suprimió la posibilidad de invitar países ajenos (aunque Andorra fue admitida y estará en Pescara 2009).
El Comité Olímpico Griego hizo una propuesta para abrir los Juegos a estados cercanos como Portugal, Bulgaria o algunos países árabes (imagino que Jordania entre ellos), todavía no hay respuesta oficial.
Creo que se les debería admitir, no en vano hace años que se realizan excepciones y ya hay tres estados miembros que no tienen acceso al Mediterráneo (San Marino, Serbia y Andorra). De hecho, incluso una edición de los Juegos (Casablanca 83) tuvo lugar lejos del "Mare Nostrum"...

Este es el panorama, complejo y polémico (como complejos y polémicos son los países mediterráneos)de los boicots, ausencias, marchas y retornos en los entrañables Juegos Mediterráneos. Esperemos ver una edición en el futuro en la que no solo sean todos los que estén, sino que estén todos los que son. Con Israel y Palestina desfilando en Tarragona 2017.