domingo, 23 de noviembre de 2014

RUPERT DE LARRINAGA. OLÍMPICO BRITÁNICO DE ORIGEN VASCO.

El pasado día 19 de noviembre el coronel Rupert Ashworth Ramón de Larrinaga cumplió 86 años, ya que nació en Liverpool (Inglaterra) el 19 de noviembre de 1928.
En la actualidad reside en la Isla de Man y apareció en un sello conmemorativo de dicha isla en 1994 con motivo del Centenario del COI. Una de las muchas anécdotas que jalonan su larga vida.



Fue olímpico en Esquí Alpino (Slalom Gigante) representando a Gran Bretaña en Oslo 1952 (71º clasificado), fue el primer británico en ganar la Copa de Esquí Kandahar y el capitán del Equipo Británico de Esquí en Cortina d´Ampezzo 1956. También practicó el automovilismo con éxito en los años 50 ganado pruebas como la Shelsley Walsh International en 1953.

Como su apellido indica es de origen vasco, la familia Larrinaga (originaria de Mundaka, Vizcaya) lleva desde 1863 instalada en Liverpool donde formaron una gran empresa naviera, la Larrinaga Company, especializada en viajes a Filipinas, Cuba y Estados Unidos. De hecho cuando nuestro protagonista, Rupert de Larrinaga, tenía 2 años su familia le puso su nombre a un carguero que fue hundido por el submarino italiano Morosini en el Atlántico el 14 de julio de 1941.

 Larga vida a este olímpico británico con raíces en Mundaka y una vida apasionante.

viernes, 5 de septiembre de 2014

DEL NACIMIENTO Y DEMÁS CIRCUNSTANCIAS DE RICARDO ZAMORA


RicardoZamora01“De mi nacimiento y demás circunstancias, las gentes saben más que yo; muchas hay que me vieron nacer, y grabado se les quedó el día y la hora. Claro que sus datos no concuerdan con los míos, y en disputar cuáles son los exactos no me enredo, que mi fe de bautismo y certificado de nacimiento, capaces son de tomarlos como falsos y amañados. No obstante, conste que éste último asegura que nací el 21 de enero de 1901.” (1)
Así empieza el Capítulo 1 (“De mi nacimiento y demás circunstancias”) de las Memorias de Ricardo Zamora, publicadas por Abc en 1988 y nos parece una forma harto curiosa de empezar unas memorias. Curiosa por la ambigüedad sobre el lugar (no especificado) y la fecha (sobre la que se reconoce controversia) de nacimiento del protagonista quien lo relata en primera persona, reconociendo que existía polémica al respecto y no queriendo (o pudiendo) zanjar la misma.
Puede sorprender esta cuestión a muchos de los lectores, para los que el lugar y fecha de nacimiento del mítico portero Ricardo Zamora Martínez (Barcelona, 21 de enero de 1901) es algo evidente. Así por ejemplo el 21-1-2001 Bernardo Salazar en As (págs. 23-25) y Enrique Ortego en Abc (págs. 22-24) publicaron sendos artículos celebrando el centenario de Zamora sin hacer referencia alguna a posibles dudas.
Sin embargo es un viejo tema recurrente para algunos, una de esas polémicas Guadiana que aparece y desaparece cuando le apetece, aunque siempre sin abandonar el acotado espacio de las conversaciones de sobremesa ni el formato del chascarrillo informal.
Creemos llegado el momento de poner negro sobre blanco este viejo tema “del nacimiento y demás circunstancias de Ricardo Zamora” y todo lo que sabemos sobre el mismo con el mayor respeto y rigor. El personaje lo merece: Ricardo Zamora, “El Divino”. Uno de los mejores guardametas de la historia del fútbol. Portero del Español, Barcelona, Real Madrid. Exiliado en Niza durante la Guerra Civil jugó en el Olympique nizardo junto a Samitier. Internacional en 46 ocasiones, medalla de plata en Amberes 1920. Auténtico fenómeno sociológico en su época, su popularidad le llevó a protagonizar dos películas: Por fin se casa Zamora(1926) y ¡¡¡Campeones!!! (1943). Entrenador de numerosos equipos, seleccionador de España y Venezuela. Comentarista y periodista deportivo. El trofeo al portero menos goleado de la Liga lleva su nombre. Su hijo Ricardo Zamora de Grassa (1933-2003) también fue portero de varios equipos…
Sobre la fecha de nacimiento
La fecha generalmente aceptada de 21-1-1901 en Barcelona consta desde antiguo. No solo es la que Zamora da en sus memorias de Abc, sino que era la que había utilizado el propio Zamora durante toda su vida deportiva; pueden verse a este respecto las fichas federativas.
Sin embargo no es cierto que esta sea la fecha que consta en el Registro Civil, como pretende Zamora. Su inscripción se produjo en el juzgado del Distrito Universidad de Barcelona el 16-2-1901, y en ella consta que dos días antes (14-2-1901) el niño Ricardo Antonio Pablo Zamora Martínez había nacido a las 6 de la mañana en el piso segundo del número 189 de la calle Diputación de la Ciudad Condal. Primera divergencia con lo que Zamora explicaba en sus memorias: su certificado de nacimiento NO indica que naciera el 21 de enero de 1901, indica el 14 de febrero de 1901.
¿Por qué esta divergencia? ¿Por qué estas dos fechas? A priori cabría pensar varias interpretaciones, incluso en un simple descuido de los padres que habiendo olvidado inscribir al niño en el día prefirieron mentir y dar una fecha próxima a la inscripción. Pero siendo esto posible, parece improbable precisamente por el hecho de que Zamora se apoyara para dar la fecha de 21-1-1901 precisamente en el documento que demostraba lo contrario.
Poco más podemos decir, salvo constatar la diferencia y recordar las palabras de Zamora: “muchas hay que me vieron nacer, y grabado se les quedó el día y la hora. Claro que sus datos no concuerdan con los míos”. Una lectura atenta no permite descartar que Zamora esté reconociendo que “sus datos” (21-1-1901, según dice el Registro Civil) sean peores que los de aquellos que lo vieron nacer y a quienes se les quedó grabado el día y la hora.
De hecho si Zamora conocía su inscripción en el Registro Civil sabía a ciencia cierta que su afirmación era falsa, por lo que en tal caso esta interpretación del texto sería la buena y en consecuencia Zamora no estuviera sino reconociendo que no había nacido cuando decía.
No podemos descartar que este raro problema con las fechas sea consecuencia directa de lo que explicamos en el punto siguiente.
Sobre la identidad de sus padres
Nada dice Zamora en sus memorias sobre sus padres, pero siempre que se habla de ellos se hace en los mismos términos. Así por ejemplo Félix Martialay en ¡Amberes! Allí nació la furia española (pág. 118) dice:
Pese a haber nacido en Barcelona, su padre era un médico gaditano; su madre, valenciana.
Nos encontraríamos pues ante el Sr. Zamora, médico gaditano, y la Sra. Martínez, de origen valenciano. Padres además de otros dos hijos, Amparo y Francisco, fallecidos ambos jóvenes.
RicardoZamora02
RicardoZamora03
Sin embargo la partida de nacimiento vuelve a llevarnos la contraria. Su madre en efecto era valenciana, de 39 años, y se llamaba María de los Desamparados Martínez Mauricio. Pero su padre, don Francisco Zamora Bon, de 51 años, no era médico; el Sr. Zamora era un jornalero natural de Alberique (Valencia), que además se encontraba ausente (“está ausente”) en el momento del nacimiento e inscripción de Ricardo Zamora.
¿Fantasía pues o simple error lo del “médico gaditano” que decía Martialay? No. Al médico lo tenemos en la misma partida de nacimiento, ya que es precisamente quien comparece en el juzgado para inscribir al niño. Se trata del doctor Gaspar Baldó Galiana, nacido en Cádiz, aunque alicantino de origen y de residencia antes de trasladarse a Barcelona, soltero y de 34 años; es quien ha asistido a la madre en el parto y quien comunica que Francisco Zamora Bon “está ausente”.
El doctor Gaspar Baldó Galiana no era un simple médico en la Barcelona de la época. Era el médico del Registro Civil del distrito de la Lonja, del Frontón Palace y de la compañía “España S.A. Previsión y Seguros Sociales”.
Al enviudar la madre de Zamora el Dr. Baldó se casó con ella, y Ricardo se convirtió en su “hijo entenado”. He aquí la sorpresa: el médico que asistió en el parto y que inscribió al niño en el Registro Civil se convertía años más tarde en el esposo de la madre y en el padrastro del niño al que inscribió “en ausencia del padre”. Un niño que no pocas veces habló del Dr. Baldó como “mi padre”.
RicardoZamora04
El doctor Gaspar Baldó Galiana (1867-1928) en sus últimos años.
El doctor Gaspar Baldó Galiana (1867-1928) en sus últimos años.
Sobre el lugar de nacimiento
Si dudas hay sobre la fecha de nacimiento, no menos hay sobre el lugar. Cuando falleció Zamora (8-9-1978) escribió Pedro Escamilla en Marca (2): “Había nacido el día 21 de enero de 1901. Los historiadores no se ponen demasiado de acuerdo, pues, aunque la creencia general es que nació en Barcelona, en la calle Diputación, precisamente entre Villarroel y Casanovas, hubo algunos que afirmaron que su lugar de nacimiento fue Castellón de la Plana.”
En efecto, es un rumor o chascarrillo que circula en los mentideros de los historiadores del fútbol desde hace decenios: Ricardo Zamora no habría nacido en Barcelona en febrero de 1901 (pese a ser inscrito en la capital catalana como si así hubiera ocurrido) sino en la provincia de Castellón (generalmente se dice en Castellón de la Plana, en alguna ocasión se menciona Torreblanca) unas semanas o meses antes.
En el Diario Mediterráneo de Castellón el 10 de septiembre de 1978 pudo leerse: “¿Tenía Zamora ascendencia castellonense? No sabemos si en los antepasados cercanos a Zamora había algún castellonense, pero la verdad es que el gran portero estuvo muy ligado a Castellón, ya veremos por qué, a lo largo de los años 20. Al margen de ello, en el Diario de Castellón ya en agosto de 1928, cuando comienza a hablarse del fichaje de Ricardo por el Madrid, se dijo el día 3: “Se dice que Zamora se va al Madrid, lo sentimos mucho por nuestro comprovinciano.”
Es un rumor antiguo, como podemos constatar en esta referencia indirecta de 1978 y directamente en la prensa de los años 20-30. Por ejemplo en El Luchador: Diario Republicano el 6 de septiembre de 1932: “Todos sabéis algo de Zamora. Su prestigio ha conseguido traspasar las fronteras. Zamora es popular en todas partes. Nació en Castellón en 1901. Tiene, por tanto 31 años.”
Lamentablemente para esta incógnita no podemos aportar ni una sola prueba que afirme o desmienta nada, y es muy probable que no exista. No deja de ser llamativo que en las citadas memorias de Abc no diga Zamora nada sobre su lugar de nacimiento, pero ninguna conclusión puede extraerse de ello. Hasta la fecha no hemos encontrado la fe de bautismo, y quizá solo sea ese documento el que nos pudiera ayudar a resolver la incógnita. Mientras tanto la prudencia nos exige mantener a Barcelona como la cuna de Zamora.
Conclusiones:
- Ricardo Zamora nació oficialmente en Barcelona el 14 de febrero de 1901, sus padres eran valencianos.
- Según el testimonio del propio Ricardo Zamora recogido en sus Memorias publicadas en ABC en 1988 su nacimiento se produjo el 21 de enero de 1901. No indicaba el lugar.
- El rumor según el cual Ricardo Zamora habría nacido en Castellón aunque fuera inscrito en Barcelona semanas después por problemas familiares viene circulando desde los años 20 del pasado siglo como mínimo. No podemos certificarlo y no entraremos en los problemas familiares ni en el detalle de los chismes o rumores.
Notas:
(1) ZAMORA, R. , Memorias de Ricardo Zamora, Abc, 17 de enero de 1988.
(2) ESCAMILLA, P., Ricardo Zamora, “el divino”, Marca, 9 de septiembre de 1978.

FERNANDO ARRECHEA RIVAS
VÍCTOR MARTÍNEZ PATÓN  

martes, 24 de junio de 2014

RESEÑA DEL LIBRO “EL CENTENARIO DEL COMITÉ OLÍMPICO ESPAÑOL. UN SIGLO DE OLIMPISMO” DE DON CONRADO DURÁNTEZ.

Hace un par de años para conmemorar el polémico Centenario del COE el señor Durántez publicó un breve libro (él mismo lo calificó de “folleto” en este imperdible reportaje de Álvaro Alonso: http://www.vavel.com/es/juegos-olimpicos/206099.html) titulado El COE. Un siglo al que dediqué una reseña.
Ya entonces (además de explicar que el mencionado folleto había sido publicado “para callar a toda esta gente”, es decir a un servidor) el señor Durántez anunciaba un nuevo libro sobre el tema que ha tardado más de lo esperado en ver la luz. Claro que calificarlo de “nuevo” es bastante osado ya que, como es habitual en la prolija producción historiográfica del autor se trata básicamente de un nuevo refrito de obras anteriores, esencialmente del citado folleto de hace un par de años que a su vez era El Comité Olímpico Español. Orígenes y naturaleza jurídica de 1999 (reeditado en 2003) con el único añadido de un capítulo dedicado a mi humilde persona.
Por lo tanto me da un poco de apuro elaborar una nueva reseña. Si al señor Durántez (y a quien se lo prorroga o publica) no le da apuro presentar el mismo libro una y otra vez durante quince años a mí sí me lo da el repetir una reseña con sólo dos años de margen. Además tendría que repetir la retahíla de erratas, omisiones y errores ya comentados en 2012 pues prácticamente todos se repiten.
Si a alguien le interesa que lea la reseña de 2012 pues todo sigue vigente: http://olimpismo2007.blogspot.com.es/2012/06/resena-del-libro-el-coe-un-siglo-de-don.html

Me limitaré a comentar los escasos aspectos novedosos de esta obra extensa (casi 500 hojas), a repetir algunos comentarios sobre viejos errores y a destacar algunos errores nuevos que por diversos motivos personales me apetece desvelar. La mayoría de los errores (son incontables) los dejo pasar pues doctores tiene la Iglesia y doctores y doctorandos tiene el COE, la Academia Olímpica Española y los incontables Centros de Estudios Olímpicos. No dudo que los encontrarán y repararán con la rapidez y brillantez habituales. También dedicaré algún espacio a destacar lo que me parece una gran injusticia.
Entre las escasas novedades de la obra están las muchísimas fotografías del señor Durántez que adornan el volumen y que pueden llevar a pensar que se trata de unas memorias más que de una historia del COE. De hecho al indicar la procedencia de las fotos hay muchísimas más procedentes del “Archivo Conrado Durántez” que procedentes del “Archivo Comité Olímpico Español” u otros.  Don Conrado es el protagonista absoluto de la obra (y debemos concluir que del COE) desde 1961 hasta 2012.
Entre los errores repetidos de libros anteriores me apetece destacar los siguientes:
- En la página 50 se llama a los puntistas vencedores del torneo para profesionales de 1900 “el bilbaíno Barrenechea y el madrileño Estuarte [sic]” y en la 51 “Barrenechea-Ituarte”. Se trataba de dos pelotaris de Marquina (Vizcaya) llamados Miguel Ángel Barrenechea y Juan Ituarte. Al también pelotari profesional José Elícegui (pareja de “Abadiano”) se le llama “Elízegi”.
- Por segunda vez en un libro del COE se escribe el nombre completo de los puntistas vencedores del torneo para amateurs de 1900 reconocidos por el COI como campeones olímpicos en 2004, aunque con alguna errata y sin mencionar al descubridor de su identidad (eso jamás). Página 51: “el madrileño Francisco Villota y Baquiola y al alavés José de Amézola y Aspizcúa [sic]” En las tablas finales de “medallistas olímpicos hispanos [sic]” (Pág.447, 459) se le llama José Amézola Aizpurúa [sic]. Pues ni Aspizcúa ni Aizpurúa. José de Amézola y ASPIZÚA. Otra vez será.
- Se menciona además al duque de Gor (esgrima, primer olímpico español), Amézaga (tiro al pichón) y Luis Errazu (polo). Destaca la ausencia en el libro (OTRA VEZ)  del equipo de remo del Real Club de Regatas de Barcelona formado por Antonio Vela, Ricardo Margarit, Joan Camps, José Formica-Corsi y Orestes Quintana y la de otros competidores españoles en los Concursos Internacionales de Ejercicios Físicos y Deportes de París 1900 (el marqués de Guadalmina, el ciclista profesional Soler, el atleta profesional Estella, etc.) Tampoco se menciona a Fernando Sanz (ciclista francés nacido en Madrid y medalla de plata, hijo no reconocido de Alfonso XII).

Entre los muchísimos errores y erratas y comentarios cuestionables que contiene el libro me voy a detener brevemente en los que afectan a mi ciudad natal (Tarragona) y a varios que aparecen en las ya mencionadas e impagables tablas de “Medallistas olímpicos hispanos [sic]”. El resto no me apetece señalarlos, seguro que serán rápidamente detectados y corregidos. O no.

Sobre la visita de Coubertin a Tarragona del 8 de diciembre de 1926 hay varios errores graves (Pág.148-152).  Dice en varias ocasiones que la visita fue el 8 de noviembre, en la nota sobre la foto de la dedicatoria del barón a la ciudad en cambio da la fecha correcta (8 de diciembre). En la nota que explica la foto realizada por Coubertin y su comitiva frente a la sede social del Gimnàstic en la Rambla Nova sin embargo escribe “Pierre de Coubertin en Cataluña  (¿Tarrassa?) a comienzo de noviembre de 1926. Su hija René y su esposa María tercera y quinta por la izquierda y a su lado y a su derecha Joan Gamper”. Ni es Terrassa (es Tarragona), ni es noviembre (8 de diciembre) ni aparece Gamper.

También se habla de una conferencia en el Liceo Francés de Tarragona que jamás se produjo entre otras razones porque en Tarragona no había ni hay ningún Liceo Francés.

En la página 447 aparecen unas tablas de "Medallistas olímpicos hispanos por orden cronólogico". Pese a elegir la palabra "hispanos" frente a la más lógica de "españoles" Lucio Minicio Natal no aparece en la lista. Lista encabezada por los "medallistas" de París 1900: Amézola y Villota (correcto) y el marqués de Villaviciosa de Asturias (incorrecto).

Aunque el festival llega en la relación de medallistas en Amberes 1920.
Según Durántez los medallistas en polo en 1920 fueron: Alvaro de Figueroa Alonso-Martínez, Luis de Figueroa de Velayos, Jacobo María Fitz-James Stuart y Falcó, Hernando Fitz-James Stuart y Falcó y Leopoldo Sainz de la Maza y Gutiérrez Solana.
Como llevo reiterando desde 2009 (http://olimpismo2007.blogspot.com.es/2009/01/los-componentes-del-equipo-de-polo.html) los componentes del equipo de polo en Amberes fueron los hermanos Fitz-James, Sainz de la Maza y Álvaro de Figueroa. También viajó José de Figueroa, no su hermano Luis (Conde de la Dehesa de Velayos) que estuvo en París 1924. 

En lo referente a los héroes de la Furia ("Sabino, a mi el pelotón que los arrollo", etc.) la lista tampoco tiene desperdicio:  incluye a 20 jugadores; entre ellos hay un "misterioso" R. Zunzunegui y está un tal Emiliano Pagazaurtundua González (en realidad Francisco Pagazaurtundua González-Murrieta). Faltan Manuel Carrasco Alonso y Ramón González Figueroa y hay varias erratas en los apellidos.
Los 21 jugadores de España en Amberes 1920 fueron (anotemos para consulta): Ricardo Zamora, Luis Otero, Mariano Arrate, Josep Samitier, José María Belausteguigoitia, Ramón Eguiazabal, Francisco Pagazaurtundua, Félix Sesúmaga, Patricio Arabolaza, Rafael Moreno "Pichichi", Domingo Gómez-Acedo, Agustín Eizaguirre, Pedro Vallana, Manuel Carrasco, Juan Artola, Agustín Sancho, Sabino Bilbao, Ramón Gil, Joaquín Vázquez, Silverio Izaguirre y Ramón González.
Eizaguirre, González y Carrasco no debutaron.
Lo gracioso del caso es que hace años publiqué los errores al respecto que había en la web del COE (http://olimpismo2007.blogspot.com.es/2009/01/criterios-para-ser-condiderado-olmpico.html).
Por lo visto la información no ha fluido a la velocidad necesaria.

Todos estos errores se repiten en otro anexo de culto titulado "Medallistas olímpicos hispanos por orden alfabético" (Pág. 459)

Grave tratándose de una obra supuestamente de referencia, "una pieza bibliográfica de singular valor que viene a llenar cumplidamente un vacío que la historia del olimpismo hispano urgentemente necesitaba..." dice el Presidente del COE en la introducción con una prosa curiosamente muy similar a la del autor de la obra. Todo se pega, menos la hermosura.

En fin, no es que como ciudadano español que paga sus impuestos me haga especial ilusión ver como una ínfima parte de los mismos sirve para pagar ediciones de lujo de libros publicados "para hacerme callar" (o para intentarlo vamos). Pero tampoco me quita el sueño. España y yo somos así, señora.

Fernando Arrechea




lunes, 9 de junio de 2014

¿HUBO FUTBOLISTAS ESPAÑOLES EN EL MUNDIAL DE FRANCIA 1938? LA SELECCIÓN DE CUBA

España fue una de las grandes ausentes del Mundial de Francia 1938 a causa de la Guerra Civil en la que se encontraba sumido el país desde el verano de 1936. Pero eso no quiere decir que en aquel Campeonato del Mundo no participara ningún futbolista nacido en España, algo desconocido hasta ahora.
Una de las dos selecciones americanas clasificadas fue Cuba (la otra Brasil). Los caribeños lograron billete para Francia gracias a las retiradas de todos sus rivales en la zona americana (Grupo 11): Estados Unidos, Colombia, Costa Rica, México, El Salvador y la Guayana Neerlandesa. Esta retirada masiva se produjo en solidaridad con Argentina que se había postulado como sede y consideró que Jules Rimet se había saltado la rotación Europa-América prometida inicialmente y había “barrido para casa” al elegir a Francia. Sólo Brasil y Cuba rompieron este boicot americano.
El equipo cubano estaba formado por jugadores de clubs fundados por españoles (el Centro Gallego, la Juventud Asturiana y el Iberia) y dirigido por José Tapia. Viajaron a Nueva York desde La Habana en el Orizaba el 21 de mayo de 1938 y desde allí a Francia. El viaje de regreso a América lo hicieron en el Queen Mary nada más y nada menos de Chebourg a Nueva York el 15 de junio.
Gracias a los siempre eficientes amigos de Family Search disponemos de los registros de entrada en Nueva York de ambos barcos con los datos de los expedicionarios cubanos:
Lista de pasajeros del Orizaba en el puerto de Nueva York 21-05-1938 (1)
Lista de pasajeros del Orizaba en el puerto de Nueva York 21-05-1938 (1)
Lista de pasajeros del Queen Mary en el Puerto de Nueva York 15-06-1938 (2)
Lista de pasajeros del Queen Mary en el Puerto de Nueva York 15-06-1938 (2)
Gracias a estos manifiestos conocemos al detalle los nombres de todos los componentes de la expedición cubana (todos ciudadanos cubanos):
El abogado José Abella, de 31 años de edad, nacido en La Habana.
El entrenador José Tapia, de 32 años de edad, nacido en ESPAÑA (en Vigo según el manifiesto del Orizaba, en Madrid según el del Queen Mary).
Quince futbolistas:  Héctor Socorro V. (24 años según el Orizaba, 28 según el Queen Mary, de La Habana) (3), Juan Ayra M. (24 años, de Guantánamo según el Orizaba, según el Queen Mary de “San Fuegos” [sic], probablemente Cienfuegos) (4), Juan Alonso López (21 años, de La Habana) (5), Joaquín Arias (30 años, nacido en Asturias, ESPAÑA según la lista del Orizaba y en ¿Horriego?, Cuba según el Queen Mary) (6), Juan Tuñas (20 años según una lista y nada menos que 31 según la otra, de La Habana) (7), Carlos Olivera (25 ó 26, Camagüey o La Habana) (8), Jacinto Barquin (21, La Habana) (9), Tomás (“Thomas” en la lista del Queen Mary) Fernández (30 ó 28 años, nacido en ESPAÑA. En Santander según el Orizaba, en San Sebastián según el Queen Mary) (10), José Magriñat (21, La Habana) (11), Manuel Berges (32 ó 33 años, nacido en ESPAÑA. Según el Orizaba en Vigo, según el Queen Mary en Barcelona) (12), Mario Sosa (31 ó 22, La Habana) (13), Pedro Ferrer (30, La Habana o “San Fuegos” [sic]) (14), José A. Rodríguez (18, La Habana) (15), Manuel Chorens (28, nacido en La Coruña, ESPAÑA) (16) y Benito Carvajales (21 ó 22, La Habana) (17).
Y la esposa de un jugador (Emilia García, señora de Manuel Chorens, de 29 años, ama de casa, nacida en La Habana).
Gracias a la lista del Orizaba sabemos que tres personas que inicialmente debían de haber viajado finalmente no lo hicieron: Ernesto Asúa (periodista deportivo de 28 años, nacido en La Habana), Leandro García (empresario de 40 años, nacido en Asturias, ESPAÑA) y el jugador Arturo Galcerán (25 años, de La Habana) (18).
Los errores y erratas en nombres de personas y localidades eran habituales en la época en estas listas y dependían del oído, la cultura general o la rigurosidad de la persona que tomaba los datos. Pero es improbable el error en el nombre del país de nacimiento, por ello podemos aportar como exclusiva que tanto el seleccionador cubano en Francia 1938 José Tapia como tres o cuatro de los jugadores (Fernández, Bergés, Chorens y la duda de Arias) habían nacido en España. Todos los jugadores pertenecían a clubs vinculados a la emigración española a la isla.
La aventura deportiva de Cuba en su único Mundial fue la siguiente:
Octavos de Final , 5-6-1938, Estadio Chapou de Toulouse:
Cuba 3 – Rumanía 3
Octavos de Final (desempate), 9-6-1938, Estadio Chapou de Toulouse:
Cuba 2 – Rumanía 1
Cuartos de Final, 12-6-1938, Estadio Fort Carré de Antibes:
Cuba 0 – Suecia 8
Los cuatro “españoles” jugaron los tres partidos, Tomás Fernández marcó el 2-1 decisivo en el desempate contra Rumanía.
Francia3803
Notas:
(1) “New York, New York Passenger and Crew Lists, 1909, 1925-1957,” index and images, FamilySearch (https://familysearch.org/pal:/MM9.3.1/TH-1951-22088-16962-32?cc=1923888 : accessed 23 May 2014), 6157 – vol 13253-13255, May 23, 1938 > image 587 of 1161; citing NARA microfilm publication T715.
(2) “New York, New York Passenger and Crew Lists, 1909, 1925-1957,” index and images, FamilySearch (https://familysearch.org/pal:/MM9.3.1/TH-1951-22090-11803-86?cc=1923888 : accessed 23 May 2014), 6170 – vol 13281-13282, Jun 20, 1938 > image 116 of 760; citing NARA microfilm publication T715.
(3) Héctor Socorro Varela, nacido el 26-06-1912
(4) Juan José Ayra Martínez, nacido el 23-06-1911
(5) Juan Alberto Alonso López
(6) Joaquín Arias Blanco, nacido el 12-11-1914
(7) Juan Tuñas Bajeneta, conocido como “el Romperredes” (como Paulino Alcántara), nacido el 17-07-1917, fallecido el 4-04-2011 http://www.fifa.com/world-match-centre/news/newsid/134/413/4/index.html
(8) Carlos Olivera (u Oliveira) Hernández
(9) Jacinto Barquín Rivero, nacido el 3-09-1915
(10) Tomás Fernández Ruiz
(11) José Antonio Magriñá (o Magriñat) Rodeiro, nacido el 14-12-1917, fallecido el 2-08-1988
(12) Pedro Manuel Bergés Naval (1906-1978)
(13) Mario Sosa Casquero
(14) Pedro Ferrer Mula
(15) José Antonio Rodríguez Fernández
(16) Manuel Chorens García, nacido el 22-01-1916
(17) Benito Carvajales Pérez
(18) Algunos artículos y libros hablan de Galcerán como el jugador número 16 de Cuba en Francia 1938. No viajó
FERNANDO ARRECHEA

sábado, 3 de mayo de 2014

EL SECRETO DE RAIMUNDO SAPORTA

Raimundo Saporta dijo alguna vez que no escribiría sus memorias “porque tendría que mentir”. No sabemos a qué mentiras se refería. Posiblemente aludía a secretos sobre su carrera brillante y prolongada de gestor deportivo vinculado al Real Madrid o al deporte internacional. Aunque también existe la posibilidad que hablara de sus propios orígenes familiares sobre los que siempre ha existido confusión. Una confusión a la que el propio Saporta contribuyó en vida por motivos que revelaremos. En el presente artículo intentaremos aclararlo sin emitir ningún juicio moral sobre los motivos que pudieron llevarle a hacerlo. Motivos que, como veremos, pueden ser considerados perfectamente comprensibles y razonables.
Siempre se ha dicho que Raimundo Saporta Namias nació en París el 16 de diciembre de 1926 (y así aparece en toda su documentación española, por ejemplo en su Certificado de Defunción). Sobre sus padres hemos leído muchas cosas: que su padre era español y su madre francesa, que su padre era de origen judío y nacido en Marruecos, que su madre era armenia, que su madre era suiza, que eran rumanos, etc. Todas estas versiones pueden encontrarse haciendo una búsqueda en Internet o tirando de hemeroteca. La más extendida es la primera de las enumeradas y que el propio Raimundo explicó en numerosas ocasiones: “nacido en París de padre español y madre francesa”.
Visado de entrada en Brasil (1961) con los datos oficiales españoles de Raimundo Saporta. (1)
Lo cierto es que su padre (Jaime Saporta Magriso) había nacido en Salónica (entonces Imperio Otomano, actual Grecia) el 27 de septiembre de 1887 y su madre (Simona Nahmias) en Constantinopla (Imperio Otomano. Actual Estambul, Turquía) el 8 de febrero de 1902. Ambos eran judíos sefarditas, descendientes directos de judíos expulsados de España en 1492 y miembros de conocidas familias hebreas de Salónica, muchos de los cuales se trasladaron a Constantinopla tras la anexión de la ciudad a Grecia en 1912. El único hermano de Raimundo (Marcelo) también nació en Constantinopla/Estambul el 20 de marzo de 1923.
Según todas las biografías de Marcelo Saporta (2) (más conocido como Marc Saporta, destacado escritor e intelectual) la familia Saporta Nahmias vivió en Estambul hasta la crisis del 29, tras la que emigraron a París donde Jaime Saporta siguió con los negocios de banca que ya había iniciado en Turquía. Aquí surge una importante duda: ¿si la familia no emigra a París hasta después de 1929 cómo pudo Raimundo nacer allí en 1926?
Para resolver el misterio intentamos localizar la inscripción de Raimundo Saporta en el Registro de París (État civil de la Ville de Paris) con resultado infructuoso. No consta, no nació allí. ¿Cómo localizarlo pues? En las fichas del Consulado Español en la capital francesa de 1940 en las que sí aparecen sus padres Jaime Saporta, Simona Nahmias y su hermano Marcelo Saporta (3). Jaime y Marcelo eran ciudadanos españoles aunque jamás habían pisado España, lo que no es extraño pues tras el Decreto del general Primo de Rivera de 1924 que daba la nacionalidad española a los judíos sefarditas muchos se acogieron a él en las comunidades de los Balcanes. Simona Nahmias estuvo inscrita en el Consulado Español de París hasta 1964, la ficha de Raimundo ha desaparecido. ¿Qué había sido de Raimundo? En todo caso la vía francesa estaba totalmente cerrada, ni el registro civil ni el consulado español.
Segunda vía, dar por supuesto que nació en Estambul y buscarlo allí. Mismo camino: primero el registro civil, y nada. Seguimos por el Archivo del Consulado de España en Estambul, conservado en el Archivo General de la Administración; y nada. Tampoco en los Archivos Estatales turcos. Segunda vía también cerrada.
¿Cabía una tercera vía? Sí, las instituciones judías de Estambul. Nos pusimos en contacto con la Comunidad Judía de Turquía y hasta con el Rabinato, pero nada. Todos los intentos para localizar algún certificado de nacimiento de Raimundo Saporta fueron infructuosos. Y aunque en todos los documentos españoles de Raimundo Saporta consta París como lugar de nacimiento las dudas eran razonables, ¿habría nacido en Estambul? Parecía imposible confirmarlo documentalmente aunque era nuestra hipótesis.
Los Saporta Nahmias se integraron bien en la numerosa comunidad de judíos sefarditas emigrados a París. Muchos sefardíes de los Balcanes ya habían adaptado la lengua y cultura francesa en sus ciudades de origen por la eficiente labor educativa y cultural de la Alianza Israelita (Alliance Israélite Universelle) y su integración en Francia fue rápida. En 1937 Jaime (“James”) Saporta fue noticia en toda la prensa francesa por sufrir el robo de 120.000 francos en un autobús (4).
Cuando dábamos todo por perdido y no teníamos más que quedarnos con una mera hipótesis sobre el lugar de nacimiento de Saporta he aquí que aparece una nueva y quizá ya sí última opción.
Puesto que sabíamos que en esos años felices en París los hermanos Marcelo y Raimundo habían estudiado en el Lycée Carnot, ¿acaso no tendrían ellos alguna ficha o expediente que nos demostrara lo que sospechábamos? Varios correos electrónicos sin respuesta y varias llamadas de teléfono siempre respondidas con evasivas presagiaban que esta cuarta vía nos daría el mismo resultado que las tres primeras. Pero la casi ya desesperación nos llevó a presentarnos directamente en el 145 de la avenida de Malesherbes de París y contar nuestra batallita. De la recepción nos mandaron al desván (le grénier), y allí en el cuarto piso sin ascensor de uno de los edificios nos recibieron cuatro encantadores jubilados del Lycée que prometieron ayudarnos.
A los pocos días recibimos un sobre remitido por la asociación de antiguos alumnos (5) en la que su presidente Jean Pierre Chavatte nos remitía por fin la prueba documental que durante meses habíamos buscado sin cesar: ¡Constantinopla!
Expediente del alumno Raymond Saporta, Lycée Carnot. Curso 1938-1939 (5)
Expediente del alumno Raymond Saporta, Lycée Carnot. Curso 1938-1939 (5)
Raymond (Raimundo) Saporta nació en Constantinopla (Estambul) el 16 de diciembre de 1926. Además, gracias a una anotación al margen (“espagnol”) podemos saber que al igual que su padre y su hermano también era ciudadano español antes de viajar a Francia. Los felices años parisinos tocaron a su fin con la Segunda Guerra Mundial y la invasión alemana de Francia en 1940. Para esa fecha parece que la aparición de Constantinopla como lugar de nacimiento empezaba a ser un problema para Raimundo Saporta por ser excesivamente indicativa de su condición sefardita y en las notas de su último curso en París (1940-1941, con los alemanes en la ciudad) su lugar de nacimiento quedó en blanco.
Expediente del alumno Raymond Saporta, Lycée Carnot. Curso 1940-1941 (5)
Expediente del alumno Raymond Saporta, Lycée Carnot. Curso 1940-1941 (5)
Para los judíos franceses se aproximaba la persecución y la muerte y algunos dirigentes de la comunidad sefardita lo sabían y tuvieron una idea para intentar evitarlo: tramitar pasaportes españoles (como hemos comentado muchos de ellos, como Jaime Saporta, lo habían hecho previamente en los consulados de los Balcanes) amparándose en el Decreto de Primo de Rivera de 1924 y pedir ayuda al cónsul Bernardo Rolland de Miota. Entre los más destacados referentes de la comunidad estaban los hermanos Nicolás y Enrique Saporta Beja (parientes de los Saporta Nahmias) quienes realizaron gestiones ante el cónsul Rolland (cuya actitud flexible y benévola salvó miles de vidas) hasta que este fue destituido en 1943 por el Ministerio de Asuntos Exteriores (6).
Dedicatoria y mensaje de gratitud de Enrique Saporta a Bernardo Rolland en 1957.
Dedicatoria y mensaje de gratitud de Enrique Saporta a Bernardo Rolland en 1957.
Entre las ideas de los Saporta y Beja estuvo la conversión al catolicismo para facilitar los trámites y la entrada en España. Desconocemos si esas conversiones fueron numerosas o puntuales, meramente de conveniencia o en algunos casos reales. Tampoco sabemos si fue el caso de los Saporta Nahmias, aunque cuando Raimundo Saporta falleció en 1997 se celebró un funeral católico y su esquela estuvo presidida por la cruz. También sabemos de alguna conversión anterior a la Segunda Guerra Mundial (7): Jaime Marcel Nahmias Carasso se presentó voluntario en 1936 para combatir con las tropas franquistas (carlistas concretamente) en la Guerra Civil y fue rechazado (“a causa de su raza o de su inutilidad física visible”). Consta que era un judío sefardita nacido en Salónica, residente en Francia y convertido al catolicismo. También era pariente de Raimundo Saporta. Así mismo sabemos que en algunos casos el cónsul Rolland aconsejaba a los sefarditas que viajaban a España que no indicaran ciudades orientales (Salónica, Estambul, etc.) como su lugar de nacimiento porque eran demasiado indicativas de su condición de judíos. Podría ser una explicación al “París” que aparece desde entonces en toda la documentación española de Raimundo Saporta como lugar de nacimiento.
Son años traumáticos sobre los que los protagonistas rara vez han dejado testimonio. Sabemos que los Saporta Nahmias (Namias a partir de entonces, la h desaparece) se instalan en Madrid en 1941, lejos de los soldados alemanes y el Holocausto (en el que perecerán muchos familiares suyos y buena parte de la comunidad sefardita de Salónica) aunque eso no supone la tranquilidad y la felicidad para ellos. Poco tiempo después de llegar un tranvía atropella a Jaime Saporta y lo mata. Doña Simona se queda viuda con dos hijos en un país extranjero al que acaba de llegar. País recién salido de una guerra civil y gobernado por los vencedores. Unos vencedores que han contado con la ayuda del nazismo, nazismo del que ellos han huido para sobrevivir. Son judíos (al margen de su posible conversión al catolicismo) en un país cuyo Jefe de Estado acaba de hacer un discurso de Fin de Año alabando a los Reyes Católicos por expulsar a los judíos en 1492 y haber ahorrado a España un “problema judío” (8) y que podía entrar en la guerra con el Eje en cualquier momento. De hecho los judíos residentes en España eran vigilados por la policía como “potencialmente peligrosos” y existió un Archivo Judaico sobre ellos (9) que tras la derrota del Eje en 1945 fue expurgado. El régimen franquista no era monolítico ni coherente en este tema y en el mismo convivían antisemitas fanáticos con filosefardíes, la actitud heroica de algunos diplomáticos españoles durante el Holocausto es prueba de ello. El propio Franco alternaba frases antisemitas como las del discurso de Fin de Año de 1939 previamente comentado o la retórica sobre el “contubernio judeo-masónico” con comentarios de simpatía hacia los sefardíes (10) o iniciativas culturales como la inauguración en 1941 de la Escuela de Estudios Hebraicos (adscrita al CSIC) con la edición de la revista Sefarad.
Era difícil saber lo que podía suceder en la España de los años 40 y la situación psicológica y emocional de aquella joven viuda y sus hijos es fácilmente imaginable. Era necesario y urgente reinventarse. Doña Simona lo sabía, era culta e inteligente y lo hizo de forma brillante. A partir de aquel día pasó a ser una dama francesa viuda de un banquero español y sus hijos eran unos huérfanos hispano-franceses. Su perfecto dominio del francés, el fuerte acento galo que les acompañaría de por vida hablando en castellano y un apellido aparentemente español (Saporta) que pocos reconocerían como judío hicieron el resto.
El resto de la historia es conocido: el joven Raimundo se integra bien en Madrid y nunca se separará de su idolatrada madre. Estudia en el Liceo Francés, se hace un hueco en el reducido mundillo del baloncesto madrileño como brillante gestor y allí Santiago Bernabéu se fija en él y le encarga organizar el torneo de baloncesto del 50 Aniversario del Real Madrid. La gestión es tan brillante que Saporta se convierte en el principal colaborador de Bernabéu. Una historia de lealtad y amistad de muchos años. La trayectoria de Saporta como dirigente en el Real Madrid, la Federación Española de Baloncesto, la FIBA o el Mundial de Fútbol 1982 es conocida por todos. Su contribución al nacimiento de las Copas de Europa de fútbol o baloncesto o a la Liga española del deporte de la canasta también. Fue gran amigo de Juan Antonio Samaranch, del Rey Juan Carlos y de todos los dirigentes del deporte europeo y mundial de la segunda mitad del siglo XX.
Indudablemente para el régimen franquista no debía ser desconocido el origen de Raimundo Saporta, lo que no le supuso ningún problema y nunca fue objeto de comentarios en la controlada prensa de la época.
Tan buena fue la relación de Saporta con el régimen que se dieron estampas tan llamativas como esta:


1961. Raimundo Saporta Namias recibiendo la Encomienda de Isabel la Católica (la reina que expulsó de España a sus antepasados en 1492) de manos de Fernando María de Castiella (ministro de Asuntos Exteriores, coautor en 1941 del libro irredentista falangista Reivindicaciones de España, voluntario de la División Azul).
El único roce (menor) de Raimundo Saporta con el régimen franquista se produce en 1973 cuando el club blanco agasaja y condecora al general israelí Moshe Dayan en un partido de baloncesto Maccabi de Tel Aviv-Real Madrid, las imágenes no gustaron en el gobierno. Las relaciones entre los dos clubs fueron siempre excelentes a pesar de que España no reconocería al Estado de Israel hasta 1986. Saporta tuvo mucha influencia en ello.
Saporta06
Por el contrario Marcelo (de espíritu más rebelde e inconformista) nunca se adaptará a España y acaba regresando a Francia y nacionalizándose francés en 1958, allí será Marc Saporta. Desarrolla una brillante carrera literaria y periodística y fallece en 2009.
En la transición democrática algunos grupúsculos neonazis publicaron listas de “judíos españoles en el poder” y Saporta aparecía en ellas con los errores habituales (“padre judío marroquí”, etc.) sin la menor repercusión, los orígenes de Raimundo Saporta nunca preocuparon a la prensa. Esos tiempos de agitación pasaron sin más y Raimundo vivió unos años más o menos tranquilos (tuvo algunos problemas de salud) siempre junto a doña Simona hasta su fallecimiento y sólo entonces (con casi 70 años) contrajo matrimonio con su compañera de toda la vida: Arlette Politi Treves. Oficialmente Arlette era otra francesa (París, 06/10/1930) residente en Madrid desde la Segunda Guerra Mundial, vecina de los Saporta desde siempre. En realidad Arlette (fallecida en 2009) también era una sefardita. La inscripción de su nacimiento tampoco ha podido ser localizada en el Registro de París…
Probablemente España sigue siendo un país antisemita y los judíos españoles optan por un perfil bajo o por guardar algún secreto como medida de protección. Fue el caso del judío sefardita Raimundo Saporta Nahmias (Estambul, 16 de diciembre de 1926 – Madrid, 2 de febrero de 1997), uno de los más importantes dirigentes del deporte español en la historia, cuya biografía debe ser modificada a partir de hoy. 
Notas:
(1) “Brasil, Cartões de Imigração, 1900-1965,” index and images, FamilySearch.
(3) Fichas del Consulado Español de París gentileza de Alain de Tolédo.
(4) L´Humanité, Le Petit Parisien, La Croix, La Populaire, etc. 13 y 14 de mayo de 1937.
(5)  U.P.A.L.Y.C.A.  Archives Lycée Carnot (Paris) Listes des éleves (C. V.)
(7)  Rother, Bernd, Franco y el Holocausto. Marcial Pons, 2005
Álvarez Chillida, Gonzalo, El antisemitismo en España, la imagen del judío (1812-2002), Marcial Pons, 2002.
(8) Discurso de Francisco Franco de Nochevieja de 1939: “Los motivos que han llevado a distintas naciones a combatir y a alejar de sus actividades a aquellas razas en que la codicia y el interés es el estigma que las caracteriza, ya que su predominio en la sociedad es causa de perturbación y peligro para el logro de su destino histórico. Nosotros, que por la gracia de Dios y la clara visión de los Reyes Católicos, hace siglos nos libramos de tan pesada carga…”
(9) Israel Garzón, Jacobo, El Archivo Judaico del Franquismo, Revista Raíces nº33, 1977.http://www.gariwo.net/dl/El-Archivo-Judaico-del-Franquismo.pdf
(10)  “Judíos, moros y cristianos aquí estuvieron y al contacto con España se purificaron”, “Cuando los fariseos decidieron la muerte de Jesús escribieron a las sinagogas pidiendo su asentimiento, los judíos españoles no sólo lo negaron, sino que protestaron…”  (Frases pronunciadas en la película Raza por el protagonista con guión escrito por Francisco Franco).
Agradecimientos: Rafael W. González Cabrera, Jacobo Israel Garzón, Alain de Tolédo, Laurence Abensur-Hazan, François Azar,  Susana Doñoro Fernández,  U.P.A.L.Y.C.A. Lycée Carnot.

FERNANDO ARRECHEA RIVAS
VÍCTOR MARTÍNEZ PATÓN